Notas de prensa

Los cambios en la tarifa eléctrica aumentarán las quejas de los usuarios según la CNE

03/10/2013

La queja más habitual de los consumidores está relacionada con la lectura incorrecta del contador y su facturación.

Esta semana se ha celebrado la subasta en la que se fija el precio de la energía para el suministro a tarifa durante el cuarto cuatrimestre del año, y que supondrá un incremento de la factura de la luz del 3,1% que se hará efectivo el próximo 1 de octubre. Esto afecta a más de 20 millones de consumidores, en su mayoría hogares y pymes, que están acogidos a la tarifa de último recurso (TUR), ahora denominada “precio voluntario al consumidor”.

En total, con esta subida, el precio de la luz habrá aumentado un 8% desde enero de 2012. Además, el pasado mes de agosto entró en vigor la nueva normativa que modifica la estructura del recibo de la luz, concediendo más peso al peaje fijo dentro de la factura, lo que provocó que desde la CNE, el ente regulador de los sistemas energéticos en nuestro país, se esperara un incremento de las reclamaciones por parte de los consumidores, como consecuencia de la mayor complejidad en el cálculo.

Desde onLygal se pone de manifiesto que las cuestiones relacionadas con las compañías eléctricas son uno de los principales motivos de consulta de sus clientes. En concreto, las dudas más habituales aluden a las facturas abusivas, la disconformidad con la medición del consumo con una lectura estimada cuando la compañía eléctrica no puede acceder al contador para su lectura real, los cortes de suministros y los daños sufridos en los bienes debido a una subida de tensión.

Gemma Ortega, Abogada de onLygal Internacional, afirma: “A fecha de hoy, las consultas más recurrentes de nuestros asegurados se refieren al importe facturado, que consideran abusivo, así como a la facturación fuera de plazo. Estimamos que las dudas relativas a la nueva tarifa se incrementarán a medida que los consumidores reciban sus facturas en las que se aplique la nueva normativa”.

Según la experta en protección jurídica, también son habituales las consultas relativas a los cortes de suministro por impago, retrasos en la concesión del bono social, incumplimiento de ofertas o promociones realizadas por la compañía en el momento de la contratación; así como a las dificultades relacionadas con cambios del suministrador, altas y bajas del servicio, en especial, cuando la eléctrica pretende reclamar deudas pendientes que corresponden al anterior propietario o inquilino de la vivienda.

Desde onLygal se indican los pasos a seguir en caso de disconformidad con el importe facturado:

-En primer lugar, el titular del contrato debe contactar con la compañía para solicitar la aclaración detallada de cada partida facturada, a través de la vía que la empresa ponga a su disposición.

-Si las explicaciones no le satisfacen, el cliente afectado puede presentar una queja por escrito, especificando el origen de la reclamación y acompañar la documentación que justifica su petición (factura, fotografía con la lectura del contador…). La compañía está obligada a facilitar al consumidor un número de incidencia o documento acreditativo de la reclamación presentada que permita, con posterioridad, ejercitar la reclamación por otras vías.

-Transcurrido el plazo, sin contestación por parte de la compañía o con respuesta insatisfactoria, existe la opción de dirigirse al Defensor del Cliente – si la misma dispone de dicho servicio –, el cual promueve un proceso de mediación entre el cliente y los representantes de la compañía a fin de llegar a un acuerdo, y se compromete a dar una respuesta motivada a la reclamación presentada.

En el supuesto que estas reclamaciones no prosperaran corresponde efectuar una reclamación ante la Dirección competente en materia de Energía de la Comunidad Autónoma correspondiente. Y en última instancia, la reclamación en vía judicial.