Notas de prensa

Jornada en el Colegio de Mediadores de Seguros de Girona

18/06/2013

La mediación de conflictos permitiría un ahorro del 75% en el coste de los litigios.

A pesar de tratarse de un recurso poco utilizado en nuestro país, la mediación de conflictos ha emergido recientemente como una alternativa rápida y eficaz para la resolución de conflictos. Divorcios, problemas hipotecarios, conflictos entre vecinos y hasta pugnas entre empresas pueden resolverse de forma más ágil y con un menor desgaste para las partes gracias a esta vía.

El elevado porcentaje de éxito que tiene el uso de la mediación en los países de nuestro entorno europeo es una prueba evidente de sus beneficios. En España se celebran 9,5 millones de litigios al año (uno por cada cinco ciudadanos) con un coste mínimo por cada uno de ellos de unos 3.000 euros, lo que representa un enorme coste social. El ahorro económico que representa supone una alternativa a plantearse antes de recurrir a los tribunales.

Este método permite que las partes en conflicto ejerzan su derecho de alcanzar por sí mismas la solución a su disputa, sin utilizar el proceso, quedando reservado para aquellos asuntos que sólo pueden ser resueltos por la vía judicial.

Así lo explicó, Montserrat Pros, abogada y mediadora del Centro de Asistencia Jurídica de onLygal, en la que jornada organizada por el Colegio de Mediadores de Seguros de Girona en la que se debatió sobre este nuevo método de resolución de conflictos. Pros destacó las ventajas de la mediación en términos de rapidez y ahorro de costes, y lo más importante, por el elevado porcentaje de éxito en el cumplimiento del acuerdo alcanzado.

Para Pros “la mediación de conflictos es un método que facilita el diálogo y permite detectar la causa real de la controversia. Las partes son las que construyen su propia solución, y por este motivo están más dispuestas a cumplirlo”. La mayor satisfacción de las partes contribuye a reducir los niveles de litigiosidad, y la consiguiente descongestión del sistema judicial.

En julio de 2012 entró en vigor la Ley de Mediación para asuntos civiles y mercantiles, y hace falta aún una labor de difusión que permita al ciudadano conocer a fondo el funcionamiento de esta nueva alternativa. En este sentido, el sector asegurador, uno de los principales consumidores de servicios jurídicos, puede llevar a cabo esta labor de divulgación y utilización de la mediación de conflictos para dar una respuesta más eficaz al asegurado, evitando los costes judiciales derivados de un pleito, entre ellos las tasas judiciales.

La implementación de esta ley puede contribuir de forma notable a la mejora del sistema judicial, y así lo avala un estudio llevado a cabo por el ADR Center con datos del Banco Mundial la mediación permitiría un ahorro del 75% en el coste de los litigios en la Unión Europea.