Notas de prensa

onLygal y la Universidad de Barcelona reúnen a expertos europeos para analizar la mediación en la resolución de conflictos en el sector seguros

05/02/2013

Cerca de 200 expertos participaron en el encuentro organizado por la Universidad de Barcelona y onLygal, para analizar el papel de la mediación en la resolución de conflictos en el sector seguros. El encarecimiento del acceso a los Tribunales, la dilación en la resolución de los litigios y problemas actuales como los desahucios hacen que esta vía de resolución alternativa de conflictos cobre protagonismo.

La mayoría de los ponentes destacó la mediación como una alternativa eficaz para descongestionar la justicia española, ya que se trata de un mecanismo que permite rebajar el coste económico de los procesos así como limitar el desgaste emocional que, en muchas ocasiones, sufren las partes enfrentadas.

La jornada contó con un llamamiento al sector asegurador por parte de Raquel Alastruey. La magistrada de Barcelona lamentó que una cuarta parte de la litigiosidad de un juzgado de primera instancia en España esté relacionada con el sector asegurador y apeló a “la responsabilidad social del sector” para que utilicen otras alternativas como la mediación para resolver sus disputas.

En el encuentro, también se analizó la situación de la mediación en países de nuestro entorno. Rainer Tögel, portavoz del consejo de administración de D.A.S. en Alemania, afirmó que hay que potenciar la mediación, una vía “más rápida, eficiente y barata que los procedimientos tradicionales” que, además, reduce la carga sobre el sistema judicial. Tögel aseguró que este método de resolución de conflictos “aporta soluciones mucho más estables que la decisión de un juez externo”, ya que son las partes las que se sientan en la mesa y trabajan juntas con la asistencia de un mediador para encontrar una solución a su conflicto. David Noguero, mediador del GEMA, la patronal francesa del seguro, explicó el funcionamiento del protocolo de mediación que dispone este organismo.

En el caso de Italia, en el que durante un periodo de casi un año fue obligatoria, la mediación se aplicó a casi 150.000 casos, lo que generó un ahorro al Estado 480 millones de euros. En la actualidad, hay cerca de 5 millones de juicios pendientes en Italia, una cifra que podría reducirse a la mitad si se aplica la mediación. Así lo indicó Stefano Cardinale, abogado, socio y administrador de Bridge Mediation Italia. Para este experto, la Sentencia 272/2012 de la Corte Constitucional de Italia, que impone una pausa en la obligatoriedad de la mediación en la resolución de conflictos hasta que la ley sea aprobada por el Parlamento, supone una  oportunidad para introducir mejoras en el sistema. Cardinale defendió una “mediación sin apellidos” en referencia a su utilidad en multitud de ámbitos, civil, mercantil o familiar. También se refirió a la reticencia de algunos abogados en su país hacia esta práctica porque temen una caída de ingresos, pese a que si se analiza el número de horas que implica este tipo de procesos, la mediación es más eficiente para todos. En este sentido, Cardinale afirmó: “si los abogados no nos subimos al tren de la mediación, el tren se va, y se suben otros profesionales”.

Mesa redonda sobre la necesidad de la mediación en el sector seguros.

La jornada concluyó con una mesa redonda entre expertos del sector asegurador. Pascual Ortuño, magistrado de la Audiencia Provincial de Barcelona y moderador de la mesa redonda, señaló que la mediación es un proceso muy interesante en las “zonas fronterizas” que existen en todo proceso. Mirenchu del Valle, secretaria general de UNESPA, destacó que “el sector asegurador siempre busca nuevas y más eficaces formas de resolver conflictos” y se refirió al ejemplo de las reclamaciones en el ámbito del automóvil donde “hace años, cerca de 92% de estas reclamaciones llegaban a los tribunales y en la actualidad esa tendencia se ha invertido: hasta 95% de las reclamaciones se resuelven sin necesidad de alcanzar la vía judicial”. Jordi Rivera, consejero delegado de onLygal Internacional España, explicó que “hasta el 85% de los casos en onLygal se resuelven por vía amistosa. Y con el propósito de llegar a reducir el 15%, en la medida que sea posible, hemos innovado integrando la mediación entre las coberturas de nuestros productos de protección jurídica y ofreciendo una ventaja adicional a nuestros asegurados”.

Para Joaquín Aguirre, magistrado del Juzgado de Instrucción nº1 de Barcelona, la mediación “es un ideal para la administración de la justicia, ya que no deja cicatrices durables, es cirugía laser”. Aguirre alertó sin embargo del riesgo que conlleva la mediación si se acompaña de un proceso de desregularización y citó el ejemplo de la despenalización de las sanciones de tráfico, ya que “al no ser penal, la policía no hace atestados, por lo que determinar quién tiene razón puede ser complicado”. Paulino Fajardo, abogado, solicitor y mediador acreditado, destacó que “en todos los países en los que se han desarrollado formas alternativas de resolución de conflictos, el sector asegurador ha sido su principal promotor, por ser uno de los principales consumidores de servicios legales y por ser muy consciente de los costes que implica el tratamiento de todas las reclamaciones formuladas durante el año”.

La importancia de la formación del mediador fue una de las constantes a lo largo de la jornada. En ese sentido, Joan Carles Ollé, decano del Colegio de Notarios de Cataluña, afirmó que “es muy necesaria la formación del mediador, porque este debe tener muy clara su posición neutral: no debe tener ni asumir preferencias por ninguna de las partes durante el proceso, de la misma forma que debe evitar los conflictos de intereses con ellas”. Ollé destacó “la validez de la profesión notarial para la mediación, pues reúne condiciones y características que se adaptan a los requisitos para ejercerla”. Pedro Luis Yúfera, decano del Colegio de Abogados de Barcelona, también se refirió a la necesidad de la formación “para que la gente crea en la mediación”. Para Yúfera “la mediación es el futuro de la administración de la justicia, pero requiere encarecidamente la complicidad de la abogacía.”

En el cierre del encuentro, Ana García Barona, inspectora de seguros en la Dirección General de Seguros y Pensiones, puso de manifiesto que el sector de los seguros es de los pocos que siguen generando empleo a pesar de la crisis, y contribuye al PIB nacional con casi un 5%. Según García Barona, “cada vez llegan menos reclamaciones hasta la Dirección General de Seguros, y es cada vez más frecuente que se le de la razón a la aseguradora, señal de la creciente calidad de los procesos llevados a cabo”.