Kit legal del Mediador


Siniestros que acaban bien … el verano de los retrasos

Siniestros que acaban bien … el verano de los retrasos

En verano, lo último que quieres es tener que reclamar. Por suerte, te puedes olvidar cuando otros lo hacen por ti.

Lorena Ramos (nombre ficticio) nos llamó el pasado 1 de julio bastante disgustada y es que, aunque acababa de empezar sus vacaciones en familia, habían llegado a su destino 11 horas más tarde. Después de la tensión y el mal rato en el aeropuerto, lo que quería es olvidarse del tema y poder disfrutar del viaje.

Le atendió una de nuestras letradas, quién le dijo que no se preocupara y le recordó que conservara las tarjetas de embarque y que, en cuanto pudiese, nos enviase una copia de todas ellas. Lorena fue lo primero que hizo nada más llegar al hotel, así podía olvidarse del tema.

¿Qué hicimos desde onLygal Seguros? Reclamamos a la compañía y a su vez a AESA (Agencia de Seguridad Aérea) por un importe de 1.600 €.

En ocasiones, las aerolíneas, para calmar a sus clientes tras una incidencia y evitar posteriores reclamaciones, tienden a ofrecerles cantidades menores a las que les corresponden o incluso vales y descuentos para futuros viajes. Lo que le correspondía  a Lorena eran exactamente 400 € por cada pasajero, que es lo que marca el Reglamento Europeo para retrasos tan largos en vuelos intercomunitarios de más de 1.500 km.

En onLygal Seguros, estudiamos el caso para determinar la compensación que le correspondía y analizamos qué enfoque debíamos seguir para que la reclamación llegase a buen puerto.

Finalmente a Lorena le ingresaron el importe y ahora puede recordar sus vacaciones con una anécdota más.