Kit legal del Mediador


¿Cómo divorciarse de una forma sencilla y no traumática después de las vacaciones de verano?

¿Cómo divorciarse de una forma sencilla y no traumática después de las vacaciones de verano?

Las vacaciones de verano son un arma de doble filo para las parejas. Por un lado es el momento perfecto para recuperar el tiempo perdido tras la rutina, sin embargo estar pegado a la otra persona puede suponer un agotamiento que termine por acabar con la relación. De hecho, desde hace varios años se viene confirmando una tendencia que apunta a que se producen más disoluciones de matrimonio a partir de septiembre, justo después de verano, el periodo vacacional por excelencia donde las parejas conviven 24 horas seguidas incluyendo incluso a la familia política.

Por ello te damos algunos consejos por si observas que alguno de tus clientes puede necesitar tu ayuda y conseguir un divorcio de mutuo acuerdo; el cual a priori es la mejor solución para que las parejas regulen diferentes aspectos importantes relativos a los hijos y a ellos mismos sin necesidad de peleas y situaciones tensas.

¿En qué consiste el divorcio de mutuo acuerdo?

Lo que diferencia a este divorcio del que se produce sin acuerdo es el procedimiento que se lleva a cabo para establecer las consecuencias que va a producir. En el divorcio contencioso es el juez el que toma la decisión sobre la custodia de los hijos menores de edad, reparto de las obligaciones económicas, etc. Mientras que en divorcio de mutuo acuerdo son las partes las que pueden acordar esos efectos y lo hacen a través del Convenio Regulador que deberá ser aprobado por el juez y por el Ministerio Fiscal en caso que haya menores.

¿Cómo se lleva a cabo un divorcio de mutuo acuerdo?

La ley establece que en los procedimientos de divorcio de mutuo acuerdo las partes podrán tener cada una de ellas su abogado y procurador o compartir un mismo abogado y un procurador, lo que hace que el proceso resulte más económico.

Ante una situación de este tipo es importante que los afectados estén dispuestos a negociar y a ceder en sus pretensiones para alcanzar un acuerdo que resulte lo mejor posible para ambos y para los menores implicados en el conflicto.

El abogado redactará un Convenio Regulador en el que se reflejarán los acuerdos que se hayan alcanzado.

¿Cuál es el contenido del Convenio Regulador?

¿Qué ocurre tras elaborar el Convenio?

Una vez que el documento está redactado debe ser firmado por las dos partes. Si el procedimiento se tramita judicialmente, a continuación el procurador presentará en el juzgado la demanda de divorcio a la que acompañará la certificación de la inscripción del matrimonio y, en su caso, las de inscripción de nacimiento de los hijos en el Registro Civil, así como el Convenio Regulador para que el juez lo apruebe.

Una vez admitida a trámite la demanda el Juzgado citará a los cónyuges para que se ratifiquen en el convenio. Esto quiere decir que prestan su consentimiento a las medidas acordadas en el mismo. La falta de ratificación se alguno de los cónyuges supone el archivo del procedimiento.

Si hay hijos menores de edad el Convenio será revisado también por el Ministerio Fiscal para verificar si se está protegiendo el interés de los menores.

Lo habitual es que si el Convenio está bien hecho el juez dicte sentencia aprobándolo y acordando el divorcio.

No obstante, si hay algo en el documento que no se amolda la legalidad o que no se estima adecuado, se dará traslado a los afectados para que lo modifiquen. La nueva propuesta será presentada otra vez ante el juez para que la examine y decida si la aprueba.

Es importante tener en cuenta que tras la reforma de la Ley de Jurisdicción Voluntaria, el divorcio de mutuo acuerdo se podrá tramitar, además de ante el Juzgado, ante Notario. Esta vía esta reservada para aquellos casos en los que la pareja no tenga hijos menores de edad o incapacitados y haya llegado a un acuerdo acerca de las medidas que regularan los efectos del divorcio. Es un proceso similar que el seguido ante el Juzgado, pero más rápido.

¿El convenio es para siempre?

No, las medidas acordadas en el Convenio se pueden modificar cuando haya un cambio sustancial en las circunstancias (independencia económica de los hijos, situaciones de desempleo,  traslados de residencia…)  que justifique cambios en las medidas que se adoptaron originariamente. En estos casos habrá que pasar por un nuevo proceso de negociación y presentar la nueva propuesta al juez para que valore si debe aprobarla.

De todas maneras, sabemos que hacer llegar un divorcio a buen puerto es muy complicado y que cada pareja es un mundo. Por ello, ponemos a tu disposición diferentes tipos de servicios legales para divorcios o separaciones a través de onLygal Servicios, con el que:

Si estás interesado en comercializar estas soluciones o tienes alguna duda, contacta con tu comercial o escríbenos a direccion.comercial@onlygal.es